Homeopatia
  Que es
  Como se aplica
  Unicista
Consultas
  Casos
  Formulario
Publicaciones
  Libros
  Autores
 
  Lunes 30 de Nov. de 2020
“Entretejiendo reflexiones con Theridium curassavicum”

THERIDION CURASSAVICUM

Arácnido perteneciente a la familia de los Theridiidae. Se trata de una pequeña araña, conocida por la gente como muy venenosa, se encuentra principalmente en la isla de Curacao. Esta araña, del tamaño de un carozo de cereza, se la encuentra en los naranjales, en las Indias Occidentales. Cuando joven tiene una apariencia negro terciopelo, con líneas de puntos blancos, marcados en su parte ántero – posterior; en la parte posterior del cuerpo hay tres zonas rojo naranja, mientras que sobre el vientre, hay una gran zona cuadrada amarilla, de cuerpo redondo, los colores son vivos, de patas cortas o largas. Construye una red irregular y cuelga de la misma, de donde permanece al acecho, respondiendo a la menor vibración.

La tintura alcohólica se prepara con las arañas vivas machacadas. Introducida por Hering en 1832.

Lo destacable, en la investigación que hemos realizado de este medicamento es la metodología adoptada para su estudio. Él correspondiente análisis fue realizado con las patogenesias aportadas por Hering y Allen. El método utilizado, tiene como propósito,  obtener una mejor comprensión del remedio; pretendiendo llegar al núcleo esencial del mismo, para lograr una imagen que cincela la imaginación del paciente y lo aparta de la realidad, provocando, a la vez, un mayor beneficio didáctico. El mismo, consiste en agrupar síntomas de acuerdo a lo que expresan y simbolizan, detectando un hilo conductor que enlace características comunes para culminar en el concepto esencial del medicamento.

Resumen de Historia Clínica:

Paciente de sexo femenino, de 49 años de edad, casada y con dos hijos. Concurre a la consulta motivada por padecer fuertes mareos, seguidos a veces, de náuseas y vómitos. Este estado vertiginoso es producido principalmente al viajar en ómnibus, últimamente es más frecuente y la obliga a descender del vehículo, la quietud la mejora. Tal episodio, se instala después de su menopausia, a los 45 años. A causa de éstos síntomas concurre a un médico clínico, quien le indica análisis y radiografías, arrojando  parámetros normales, e imputa sus mareos a un pinzamiento cervical, recomendándole sesiones de kinesiología,  con resultado negativo.

A continuación, la paciente refiere que a los seis meses de la última menstruación, aparecen mareos, náuseas y vómitos; por lo tanto, consulta al ginecólogo porque piensa que está embarazada, éste lo descarta y le dice que se trató de un “embarazo psicológico”. Ultimamente, advierte que los ruidos, especialmente los sonidos agudos (timbres, teléfonos, música de elevado volumen, etc) la sobresaltan, desencadenando el cuadro vertiginoso. Los mareos son seguidos de un gran estado de inquietud y desasosiego, dice; “no estar en paz, en ningún lugar”.  Por consiguiente, trata de estar siempre ocupada, sin embargo, su trabajo le desagrada, Se muestra en la consulta locuaz, alegre y jocosa. Repite, varias veces, en el relato que “se siente vieja” y que “el tiempo a ella se le pasa volando”.

Dadas, las características del cuadro se le indica:  theridium 1.000, bebida plus. A los dos meses refiere que los vértigos no son tan intensos y menos frecuentes. Continúa la medicación, theridium 10M, bebida plus. Al año la paciente está más serena, los vértigos han cesado totalmente y además puede viajar en la misma línea de ómnibus que la conduce a su trabajo.

Conclusión:

Theridium como todo arácnido teje su red para atrapar a su presa. Pero, al estar inmersa en el medio occidental, éste le impone el apresuramiento dentro de la concepción lineal del tiempo y termina devorándola, de victimaria pasa a ser víctima. Para ella, el tiempo pasa rápidamente, la velocidad le provoca por un lado: vértigo, determinando una gran inquietud con movimientos incordinados para lograr tejer una telaraña con hilos entrelazados irregularmente y en todas direcciones y por otro, la conduce a su trágico final con fragmentación, disociación y ruptura.

La tela representa el hilo de la vida, siendo especialmente sensible a la menor vibración y cuando se rompe no la repara sino que debe volver a construir un nuevo telar. Se debate entre la noción de fragmentación y la concepción de integración, así la consume el tiempo de la vida.

Bibliografía:

Allen, J Henry; Apéndice del mensuario Hahnemanniano y Materia Médica, Vol. 1.
Dossey, Larry, Tiempo, Espacio y Medicina, Ed. Kairós, Barcelona, 1989.
Dostoievski, Fiódor, Demonios, Planeta, Barcelona, 1974
Hering, Constantino, Los archivos Stapf´s, Vol. 14,
Kent, James Tyler; Materia Médica; Ed. Albatros; Buenos Aires, 1994..
Proust, Marcel, A la búsqueda del tiempo perdido, Ed. Biblioteca de la Plèiade, Paris, 1916.
Vijnovsky, Bernardo; Tratado de Materia Médica Homeopática; Buenos Aires, 1878.

 
HomeoSalud.com.ar©2005
Systats
•Diseño y Host: D3Net